miércoles, 12 de septiembre de 2012

La propuesta de valor y el conocimiento

Foto de darren-johnson  

Una propuesta de valor es el conjunto de productos y servicios a través de los cuales tratamos de generar valor para nuestros clientes. Y si lo pensamos detenidamente, lo que realmente hacemos (como profesionales o como empresa) a la hora de definir nuestra propuesta de valor, es poner en valor nuestro conocimiento.

Por ejemplo, en este blog, yo trato de poner en valor (a través de sus contenidos) los conocimientos que he adquirido en mis estudios y experiencias.

De la misma forma, una empresa pondrá en valor el conocimiento que alberga a través de sus productos y servicios. Por ejemplo, en una empresa que me es muy cercana, las chicas de Vínculo han puesto en valor sus conocimientos sobre atención temprana, en servicios adecuados para los segmentos de clientes a los que se dirige.



Por eso, quería destacar la importancia de formarse y seguir adquiriendo conocimientos para poder seguir renovando nuestra propuesta de valor a través de productos y servicios que el mercado valore. No necesariamente en el sentido más tradicional de la formación. Hoy en día, gracias a las nuevas tecnologías, podemos manejar muchísima información de la cual extraer nuevo conocimiento. De hecho, uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos actualmente es la infoxicación, es decir, procesar de manera adecuada y dándole sentido, a la cantidad ingente de información a la que estamos expuestos. En mi opinión, todo aquel que consiga extraer conocimiento del mar de información en el que nos movemos, será capaz de aportar valor.

Imagen de MichaelKreil
El tiempo en el que se estudiaba una carrera durante 5 años y nunca más se volvía a tocar un libro ha quedado atrás hace mucho. Para ser empresas y profesionales competentes, deberemos reciclarnos y renovarnos continuamente porque debemos seguir aportando valor para obtener el reconocimiento del mercado. 

En un paradigma como éste, la gestión del conocimiento en la empresa destaca como uno de los factores más importantes a la hora de mantener nuestra ventaja competitiva. Para ser más concreto, la gestión del conocimiento puede ayudarnos, según el Modelo de las Capacidades de Leonard-Barton (1995), a: 

  • Mejorar, incrementar o renovar nuestra propuesta de valor. Por ejemplo, una consultora especializada en marketing podría incrementar su propuesta adquiriendo conocimientos sobre comunicación en redes sociales, lo que le permitiría ofrecer un nuevo servicio a sus clientes.
  • Solución de problemas de forma compartida y creativa. La resolución de problemas en sesiones creativas como un brainstorming, puede ser mucho más productiva si los participantes tienen un mayor grado de conocimiento de los procesos de la empresa y de otras disciplinas. Un grupo multidisciplinar suele ser mucho más efectivo a la hora de resolver problemas.
  • Implementación e integración de nuevas herramientas. Por ejemplo, si estamos atentos a la evolución de nuestro sector, podemos identificar e integrar en nuestra empresa, nuevas prácticas y herramientas.
  • Experimentación, adopción y absorción de nuevas tecnologías. Si adquirimos conocimientos sobre el uso de nuevas herramientas tecnológicas, conseguiremos mejorar nuestra productividad y eficiencia. Por ejemplo, aprendiendo a usar un sistema operativo libre como Linux, herramientas de productividad personal como Evernote, o a nivel más alto a manejar sistemas de información en la empresa como CRMs o ERPs.

¿Qué opinas? ¿Consideras la gestión de conocimiento como una de las claves para competir con éxito en el mercado?
---
Recuerda, si te gusta el blog, puedes seguirme  vía RSSen Twitteren Linkedinen Facebook o en Google+Y si te ha gustado este post ayúdame a difundirlo con los botones sociales.
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario